Sobre el cielo y la tierra

Sobre el cielo y la tierra

Algunos días atrás, encontré un libro sobre mi escritorio y, dentro del libro, una dedicatoria. “Es importante conocer el pensamiento de nuestros líderes –leí en la breve nota-. Espero lo disfrutes”. Se trata de una conversación entre Jorge Bergoglio (quien, antes de ser Francisco, era obispo de Buenos Aires) y Abraham Skorka (el rector del Seminario Rabínico Latinoamericano). Cada uno establece con franqueza sus motivaciones: El rabino cree que a través del diálogo «uno se da cuenta de las similitudes que comparte con el otro», y el obispo declara que disfruta del diálogo porque mediante el mismo “el alma de uno se refleja en la del otro”.

Comienzan hablando sobre Dios y sobre el Diablo, luego conversan sobre la muerte y la eutanasia, y después sobre la mujer, el aborto y el divorcio. Los veo cambiar fichas sobre la globalización, el capitalismo, la política y el poder. El arzobispo dice en algún lado: “Admito que el ritmo puede no seguir la velocidad de los cambios sociales, pero los líderes que buscan la voz de Dios, tienen que tomarse su tiempo para ir encontrando las respuestas.” Y el rabino me hace recordar un escrito de Petrarca, cuando dice: “Dios hizo al hombre a su imagen y semejanza, y al ver al prójimo debo ver a Dios“.

Al discutir con franqueza sobre el matrimonio de personas del mismo sexo, el rabino cree útil aclarar que «nuestra opinión sobre el tema no tiene base religiosa, sino antropológica,» y el futuro Papa confiesa ante el rabino su preocupación por el posible debilitamiento de «una institución milenaria que se forjó de acuerdo a la naturaleza y la antropología». Un capítulo sobre educación me deja pensando en una frase emocionante: “Hay una diferencia entre ser profesor y ser maestro: el profesor da fríamente su materia, mientras que el maestro se involucra”. El libro se cierra con una reflexión a dos voces sobre el futuro de las religiones.

Agradezco a quien puso en mis manos este interesante regalo.

Leave a reply

INTEC