Metáforas económicas

Metáforas económicas

Nadie puede pensar que los economistas somos tiernos. Por el contrario, en el amplio mundo de los investigadores sociales, nos distinguimos muchas veces por una sobriedad jactanciosa que nos convierte en aguafiestas por antonomasia. Somos los tipos que, mientras otros ordenan la bebida, advertimos en la esquina “que este nivel de gasto es insostenible, y generará consecuencias deplorables en el mediano plazo”. Thomas Carlyle nos retrató de cuerpo entero, al referirse a la ciencia económica como la ciencia lúgubre.

Por todo lo anterior, sorprende notar que los economistas tienen cierta inclinación a la creación de metáforas, analogías y comparaciones más propias de artistas que de contadores, y que muchas de ellas son moneda común en la profesión. Esta entrada quetelética se dedica a explorar algunas de esas imágenes que, como en la mejor poesía, envuelven una idea compleja en una frase seductora. Pido excusas anticipadas si cometo alguna indiscreción al revelar estos pequeños secretos de un grupo tan discreto.

La metáfora económica más poderosa es sin dudas la mano invisible, usada por Adam Smith para ilustrar las virtudes del libre mercado. La idea es que, en condiciones de libre competencia, el interés privado de cada quien por obtener mayor ganancia o mayor satisfacción hace que los recursos acaben siendo usados de manera eficiente, como si la vida social respondiese a un orden espontáneo. La analogía se menciona una sola vez en el libro más importante de Smith, pero ha sido por casi tres siglos la punta de lanza de los economistas liberales contra la intervención estatal.

Leon Walras, un economista francés del siglo XIX, desarrolló un modelo teórico para explicar la formación de los precios de una economía. La oferta y la demanda de cada bien o servicio es representada por una ecuación, y los precios de equilibrio son aquellos con los cuales se satisfacen, de forma simultánea, todas las ecuaciones del enorme sistema. Pero, ¿cómo es que la economía llega a los precios de equilibrio? Frente a ese problema, Walras imaginó que el mercado opera como una especie de subasta, en que se va ajustando los precios de cada bien según la diferencia entre su oferta y su demanda. El subastador walrasiano es tal vez la única analogía con una fama equiparable a la fama de la mano invisible.

Una metáfora perturbadora fue inventada por Albert Hirschman, para describir los efectos sociales de la desigualdad económica. Consideren un túnel con dos filas de autos, ambas en la misma dirección, donde ocurre un gran congestionamiento. Hirschman argumenta que si una de las vías comienza a moverse, pero la otra no, “eventualmente llegará un momento en que aquellos en la fila estancada se sentirán furiosos, sospecharán de alguna forma de injusticia y acabarán tratando de superarla por sus propios medios -cruzando ilegalmente la línea divisoria de las filas, por ejemplo”. Yo no creo que exista una mejor manera de ilustrar la esencia de la mayoría de las revueltas sociales.

Entre economistas, dos líneas inclinadas que se cortan pueden constituir una “tijera de Alfred Marshall” (si se refiere a las curvas de oferta y demanda de un bien o servicio individual) o una “cruz de Keynes” (si se trata de la oferta y demanda agregada de la economía como un todo). Para Carlos Marx, una población desocupada constituía un “ejercito de reserva” y la reverencia por el mercado generaba un “fetichismo de la mercancía”. En el vocabulario de Alan Greenspan, los mercados estaban afectados por una “irracionalidad exuberante,” mientras Robert Malthus atribuía la sobrepoblación a “la pasión entre los sexos”. La pérdida de bienestar provocada por impuestos distorsivos se mide a través de los “triángulos de Arnold Harberger”, lo que no me creo capaz de explicar en este breve espacio.

Por otro lado, un rasgo distintivo de las economías capitalistas es el hecho de que sus niveles de producción fluctúan de forma persistente, de modo que periodos de expansión son seguidos de periodos de recesión. Si me disculpan la analogía propia, diría que es como si el cuerpo económico se cansara y se recuperara de forma recurrente. Esa alternancia de buenos y malos momentos se enmarca de forma natural en la imagen bíblica de las siete vacas flacas y siete vacas gordas saliendo del Nilo, y de esa forma ha sido ilustrado en muchos libros de textos al introducir el tema de los ciclos económicos.

No puedo dejar de mencionar dos o tres metáforas generadas por los economistas dominicanos. Por ejemplo, mis colegas locales hablan regularmente de “demanda inducida”, una expresión de construcción criolla que me parece bastante sugestiva para referirse a la estrategia expansiva de la política fiscal. De igual forma, José Alfredo Guerrero consideró años atrás que la política económica del Gobierno parecía depender de la protección de la Virgen de la Altagracia, y eso generó una genial referencia al Modelo Económico Altagraciano. En otro interesante artículo, Miguel Ceara Hatton argumentó que, en una economía pequeña y abierta, la expansión del gasto publico generaba un aumento de las importaciones, por lo que su efecto sobre la producción interna acababa siendo muy bajo. Eso se presentaba de modo gráfico mediante un recipiente con perforaciones, a través de las cuales un líquido se derramaba. Todavía hoy, el artículo permanece en mi memoria como el Modelo del Jarro Pichao.

23 Responses to Metáforas económicas

  1. Josmary Pérez Guaba dice:

    Para que vean, que tenemos un peculiar y creativo sentido del humor, porque no se puede negar que muchas de estas analogías son bromas internas.

  2. Josmary Pérez Guaba dice:

    Ayer leí que el señor Pavel Isa, citó en su artículo una nueva comparación (para mí), se trata de las «termitas fiscales» término acuñado por Vito Tanzi. Creo que se puede agregar a la lista.

  3. Antoinette Severino dice:

    Considero que somos un país con una economía pequeña porque dejamos que se nos escapen los pocos recursos que obtenemos. ¿Que pasará si algún día este «Jarro pichao» deja de recibir recursos? Decidiremos taparlo? O simplemente dejaremos que se vacíe. 1060888. AHO-101-sec 09

    • Josmary Pérez Guaba dice:

      En este caso la forma de taparlo sería utilizar el gasto público para que genere verdadero crecimiento dentro de la economía. Se supone que un aumento en el gasto debe generar un aumento en el producto nacional, pero según lo que sugiere Ceara por nuestro tipo de economía lo que conseguimos es que aumenten las importaciones, cancelando el efecto final que pudiera tener el aumento del gasto en la ecuación. Habría que ver si Ceara atribuía este aumento de importaciones a que se importaban productos en lugar de comprarlos aquí… o, como ya se ha comprobado, a que tenemos un modelo donde se necesita importar materia prima para poder producir.

  4. Daniel Hernandez dice:

    Me parece interesante la teoria acerca de la libertad economica expresada por Adam Smith. Esta tiene muchas ventajas entre la cuales estan: menor desempleo, mayor ingreso per capita, y una tasa de crecimiento sustancialmente mas altos. Casi todos los países pobres siguen siendo pobres porque sus gobernantes restringen la libertad económica.

    Daniel Hernandez; ID: 1062361; AHO101; SEC: 18.

    • ricardo dice:

      Yo no diria que es solo culpa de los gobernantes. Si es cierto que muchas veces el estado no crea condiciones para que las pequeñas y medianas empresas prosperen. Pero tambiencabe resaltar que los grandes magnates siempre buscan aumentar produccion, disminuir costos y disminuyendo personal por su mentalidad individualista sin pensar en el bien general se la poblacion.
      Ricardo Medina 1062996

  5. Angel E. Contreras R. dice:

    Me pareció fantástico lo que quiso decir Adam Smith de la «Mano Invisible» Puedo ser la pura prueba de que es cierto de que cuando la persona tiene un negocio propio ya privado con la razón de obtener mayor ganancia, los productos se distribuyen y se terminan usando de manera muy eficiente. Gracias que uno mismo hace su organizacion todo sale de manera comoda para el cliente.

    Angel E. Contreras Rosario; ID:1061938; AHO101; SEC:18

    • Rolando dice:

      Ángel, eso es cierto. Pero también es cierto que muchas veces el mercado no opera de forma eficiente, y en ausencia de alguna forma de regulación, la mano invisible puede golpear duro (para decirlo metafóricamente!) a mucha gente. Que tu crees?

  6. Maria Isabel Pierna dice:

    Corroboro con la opinión de Antoinette. Somos una nación con un mal manejo del sistema económico, pues no administramos correctamente los recursos que generamos y esto influye de manera negativa en distintos sectores. Pienso que hay que hacer algo al respecto, pues de no ser así, la situación no mejorara ni se detendrá por si sola.

    Maria Isabel Pierna.
    ID: 1062964
    AHO101 Sec. 18.

    • Luis Augusto Veras dice:

      Eso es correcto María Isabel, si no cambiamos la forma de administrarla, nos mantendremos en el mismo círculo vicioso, hasta que llegue un día que se vuelva insostenible y estalle una crisis social en donde se limite la libertad.

  7. Odill Santana dice:

    Me he tomado un buen tiempo para comentar en este artículo, pues como lo leí en su fecha original de publicación, decidí tomarme un tiempo para pensar antes de comentar (porque me quedé sin palabras, me encanto).

    Cuando lo leí, me dije, -Voy a dejar de leer este blog!, porque cuando lo leía tenía ese sentimiento que uno a veces tiene cuando se identifica con algo, así como «Yo pude haber escrito eso!», ahhaahaha.

    Aparentemente no sólo tengo interés común con Rolando en Economía, en literatura también (En la entrada «Tres historias medievales», sentí que era un paseo, pues he leído la mayoría de los libros que se citan). Aún no lo sé, pero tengo la sospecha de que la mitología griega también es otro interés en común, porque yo soy fan.

    Al leer esta entrada, me llevó directo a mi asignatura favorita de la universidad (Teoría Monetaria), que en un principio las expectativas eran algo así:

    -Por fin!!!! salimos de las matemáticas, vamos a respirar un poco!.

    -Bueno, el trimestre que viene, no estaremos tan forzados, porque será principalmente leer mucho. Vamos a estar super suaves.

    Y……. La realidad fue así:

    -Consideren una economía de dos agentes…

    Y luego……..

    -Analice el impacto de un aumento en la masa monetaria!

    Y se puso mejor, cuando dijo:

    -Computen los valores de equilibrio de las variables claves :e(tipo de cambio) ,p*(precio) ,i(tasa de interés).!!!!! HAHAHAHAHHAH o cuando lo puso, y si el tipo de cambio fuese fijo y los precios internacionales suben?

    Ante esto, una estudiante muy inquieta, llegó a la siguiente conclusión:

    -A este profesor, aunque lo pongan a dar clases de poesía, le pone matemáticas.

    Tengo una leve intuición de que detrás de esa «mano invisible» hay algunas «ecuaciones», que «para simplificar el problema» se han quedado «en el tintero».

  8. Emil Rodriguez dice:

    Me gusto la metáfora de Albert Hirschman, que describe los efectos sociales de la desigualdad económica. Ya que es cierto, si una persona ve que en una situación X de la vida ve favoritismo o injusticia este no se quedara sin hacer nada, al contrario hará todo lo posible por lograr o conseguir lo que quiere de alguna manera y si es necesario intentara conseguirlo de manera ilegal.

    Por ejemplo: el nepotismo que se da mucho en nuestro país ya que las personas prefieren quedar bien con sus amigos y familiares a darle un lugar a quien se lo merece y a luchado por eso.

    Emil R. Rodriguez Ceballo ID:1062465 AHO101 Sec. 18

  9. Alexis Padilla Mejía dice:

    Muy cierto lo que dice Hirschman, y muy certera la mano invisible de Adam Smith, cada día observamos el aumento en la privatización de servicios que solía ofrecer el estado, en República Dominicana va desde la electricidad, algo tan básico hoy en día hasta los cementerios. Yo estoy totalmente de acuerdo con smith ya que un empresario si decide expandir sus fronteras genera nuevos empleos y así aporta al bienestar general. ¡Muy interesante su publicación!

    Alexis Padilla – ID 1062386 – AHO101 – sec 09

    • Heyli Díaz dice:

      Cierto, también en un ambiente competitivo, la expansión de una empresa causaría la expansión de sus competidores y se generan aún más empleos

  10. Hector D'oleo dice:

    Me pareció muy interesante lo que dices en esas metáforas, me impacto como Hirschman da su punto de vista económico. Al igual de como una fila de autos avanza y la otra se queda estancada, esto es un ejemplo bien claro de lo que pasa con algunas empresas, estas ven que la competencia van en aumento y tienen que buscar una solución para poder estar al nivel de ellas. estas personas se ven sometidas a buscar algunos paradigmas para poder ver una mejor visión a la situación a las cuales ven enfrentados.
    Héctor D´ Oleo AHO-101 sec.09 ID:1062399

  11. carlos dice:

    Son bien interesantes las metáforas que usted explico , me parece que en el párrafo 6 donde habla de Alan Greenspan , Robert Malthus y el » fetichismo de la mercancía » debieran ser continuados en un segundo articulo (para los estudiantes de economía de INTEC , como yo ) . Esperare su próximo articulo.

  12. Dahuari Ferreras dice:

    Saludos,

    A decir verdad me causó mucha gracia su primera afirmación, y le cito: «…en el amplio mundo de los investigadores sociales, nos distinguimos muchas veces por una sobriedad jactanciosa que nos convierte en aguafiestas por antonomasia.», no es exactamente que sean aguafiestas, siendo sincera si al trabajo realizado por los economistas en un país como el nuestro se valorase un poquito más por el pueblo, sobre todo los jóvenes, esto serviría de recurso para desenmascarar los sistemas sociales y económicos en los que vivimos. Por esto entiendo que todos esos economistas que usted mencionó en el artículo mediante dichas metáforas buscaban dos cosas: en primer lugar llamar la atención de las personas hacia dicho fenómeno y segundo son frases que envían un mensaje sin necesidad de codificarlo literalmente; lo deja todo al raciocinio y la imaginación de quien la escucha o la lee.

    Particularmente en mi caso, la metáfora de «La mano invisible» de Adam Smith me llamó poderosamente, hasta llegar al punto de ponerme a investigar sobre la misma. Al terminar mi investigación me surgió una pregunta que me gustaría si puede me explicase. Lo que pude analizar es que en un país donde el extranjero y/o nacionales (Quien sea) inviertan su capital en cualquier clase de negocio lícito dicha nación progresaría, ahora bien ¿el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas también serían parte de la mano invisible o en este contexto sólo clasifican grandes accionistas? Si estoy errada sería para mi un honor que usted me corrigiese, serviría para mi crecimiento.

    Por otro lado la última parte, realmente sin muchos rodeos, pude interpretar lo que querían decir dichas metáforas, dado que poseemos un sociolecto muy particular y que expresa una realidad propia de nuestro país. Disfrute mucho el artículo. Me despido,

    Dahuari Isabel Ferreras Gómez
    AHO-101-09 ID: 1066265

    • Rafa Martinez dice:

      No quier abundar así que seré breve. Mi opinión acerca de si las micro empresas forman parte o no de esta mano invisible es que si. Ya que el simple hecho de que las mismas tengan hasta la mas mínima participación en aportar a la economía de un país, ya las incluye dentro del contexto de mano invisible.

  13. Carlos Abreu dice:

    Saludos,

    Para ser sincero me llamó a la atención en demasía este artículos sobre todo la comparación realizada entre el modelo económico y la fabulosa historia de la Biblia de las siete vacas flacas y las siete vacas gordas y además que me permitió comprender con mayor facilidad como es el movimiento del modelo económico mundial. Pienso también que hay modelos mencionados en el artículo que sería interesante desarrollar alguno en otro artículo como el fetichismo de la mercancía de Marx.

    Finalmente me despido agradeciendo por este interesante artículo y dejando una pregunta: Hasta que punto se presenta la realidad de los modelos económicos a los estudiantes de economía?

    Carlos Manuel Abreu Wehbe
    ID: 106629 AHO-101-09

  14. Claudio Fernandez dice:

    saludos,

    En este caso la forma de taparlo sería utilizar el gasto público para que genere un crecimiento dentro de la economía. Se supone que un aumento en el gasto debe generar un aumento en el producto nacional, pero según lo que sugiere Ceara por nuestro tipo de economía lo que conseguimos es que aumenten las importaciones, cancelando el efecto final que pudiera tener el aumento del gasto en la ecuación. Habría que ver si Ceara atribuía este aumento de importaciones a que se importaban productos en lugar de comprarlos aquí… o, como ya se ha comprobado, a que tenemos un modelo donde se necesita importar materia prima para poder producir.

    Claudio Fernandez Hernandez.
    ID:1066303 AHO-101-09

¿Qué estoy leyendo?

El teorema del loro

El teorema del loro

La historia de las matemáticas ha sido contada muchas veces. En algunos casos la narración es compleja como la demostración un teorema; otras veces puede ser tan simple como ponerse a contar las estrellas. El Teorema del Loro es un buen ejemplo del segundo grupo. Un anciano librero de París recibe una carta de un+

INTEC