¿Por qué Queteletismos?

¿Por qué Queteletismos?

Es inevitable comenzar con la pregunta obvia: ¿Por qué “Queteletismos”? Presumo que así evito el riesgo de que los eventuales lectores gasten tiempo buscando una palabra que en realidad no existe; o, visto de forma optimista, ¡que no existía hasta el inicio de este blog! Ese oscuro vocablo rinde homenaje a Adolphe Quételet (1796-1874), un matemático que dos siglos atrás se propuso la titánica tarea de develar regularidad estadística en los fenómenos sociales. ¿Quién fue ese hombre y cuál es la relevancia de su aporte, para que su nombre encabece un blog casi siglo y medio después de su muerte?

Mi primer encuentro con Quételet se produjo hace más de veinte años, cuando su nombre surgió en boca de algún profesor, en alguna discusión, en algún curso de teoría de las probabilidades. Y el encuentro definitivo se produjo poco después, cuando le vi ocupar todo un capitulo en un impactante libro dedicado a historiar el análisis de la incertidumbre. Recuerdo que su retrato, ubicado en la página 161 de aquella edición, me llamó la atención por los pómulos hundidos, la patilla larga semejante a Simón Bolívar y la apariencia de poeta romántico en la que creí descubrir una “triste expresión que no es tristeza” -para usar el verso de Machado.

Quételet nació en Belgica. Su interés temprano se centró en las matemáticas, aunque se combinó en la juventud con cierta inclinación hacia la literatura, hasta el punto de escribir poemas y libretos de opera que (tal vez por buenas razones) no se conservan. En 1819 obtuvo un doctorado por su disertación sobre la teoría de las secciones cónicas y un año después fue electo como miembro de la Academia Real de Ciencias y Letras de Bruselas.

Su interés por la teoría de las probabilidades, junto a su curiosidad humanística, hizo inevitable un interés por la aplicación de esa nueva ciencia a fenómenos sociales. Ya en 1835, sus investigaciones fueron recogidas en un documento que le daría reputación duradera, Ensayo sobre la Física Social. De ese modo, se inició un liderazgo de varias décadas en las ciencias belgas, con incursiones en ámbitos variados como astronomía, meteorología, demografía, estadística, criminología y sociología. Un aporte generalmente conocido es el Índice de Masa Corporal (o Índice Quételet), que establece una regularidad estadística entre el peso y la estatura de las personas.

El punto esencial es que el trabajo de Quételet refleja lo que para muchos, especialmente entre los economistas, constituye la gran meta: dotar al análisis social con herramientas de rigurosidad matemática. Por supuesto, eso no significa pensar en términos determinísticos, sino en términos probabilísticos. Los resultados del esfuerzo en esa dirección no están exentos de recelos y críticas, y es mi apreciación personal que avances futuros requerirán instrumentos de análisis que todavía no han sido inventados -o, debería decir, no han sido descubiertos- por el ingenio humano. Sin embargo, el empeño de Quételet permanece como una buena ilustración de la intención de usar los instrumentos que por ahora existen para ayudar a describir, de manera inevitablemente incompleta, la complejidad de la vida en sociedad.

Por esas razones, me parece natural poner su nombre a este espacio en que temas sociales de mi interés, tales como educación, economía, historia y ciencias políticas, serán vistos generalmente desde la perspectiva de un economista con orientación cuantitativa, y se mezclarán a veces, para colmo, con temas literarios. En esencia, la referencia a Quetelet en el titulo de este blog equivale a una solicitud de indulgencia por esa rara mezcla, que refleja de forma deliberada las tendencias “queteletistas” del bloguero.

9 Responses to ¿Por qué Queteletismos?

  1. Ricardo Vargas dice:

    Bienvenido Queteleautor.

  2. Carlos Julio Romero Naranjo dice:

    Profesor Rolando de ahora en adelante considereme un quetelector permanente, estare pendiente de las publicaciones se este blog, un honor y un privilegio saber y leer de alguien que me enseño tanto y que sento bases importantes en mi formacion como economista, desde Venezuela lo estare siguiendo con todo el placer del mundo

    • Rolando dice:

      Gracias, Carlos Julio. Me alegra mucho recibir tu comentario. Tendremos intercambios muy interesantes por este medio.

  3. Raymer Díaz Hdez. dice:

    ¡Qué bueno verle por estos medios, Don Rolando! Esperemos que le dé mucho calor al blog y publique a menudo.

  4. Raymer Díaz Hdez. dice:

    Mis más sinceros saludos.

    • Rolando dice:

      Raymer, que tal estás? Gracias por unirte a los Quetelectores. Aprovecho para decirte que leí recientemente tu articulo (creo que de 2012) sobre el impacto fiscal del DR CAFTA, y me pareció muy interesante. !No descartes que hablemos de ese tema en una entrada próxima!

  5. Robert Mejia dice:

    Excelente idea. Me parece una brillante idea la creación de este blog para continuar aportando ideas para enriquecer el debate con diferentes temas. Éxitos profesor

¿Qué estoy leyendo?

El teorema del loro

El teorema del loro

La historia de las matemáticas ha sido contada muchas veces. En algunos casos la narración es compleja como la demostración un teorema; otras veces puede ser tan simple como ponerse a contar las estrellas. El Teorema del Loro es un buen ejemplo del segundo grupo. Un anciano librero de París recibe una carta de un+

INTEC